jueves, 19 de marzo de 2009

Rooftop Concert (The Beatles, 1969)

El 30 de enero de 1969 estaban los Beatles en el cuartel general de Apple Records, en la londinense calle Savile Row. Acababan de rodar un documental en el que pretendían mostrar cómo grababan su nuevo disco (Let It Be), pero que a la postre se convirtió en el documento de cómo se disolvían. La idea para terminar el rodaje era salir y tocar las canciones del nuevo trabajo en directo. Llevaban casi tres años sin dar un concierto, y querían dar a sus admiradores una actuación suya, pero sin ellos (uno de los motivos que les llevaron a dejar de dar giras era el acoso de las fans y el griterío que armaban, que les impedía escucharse a sí mismos). Barajaron varias posibilidades: irse a África, un Teatro Romano (lo hicieron los Pink Floyd más tarde, en Pompeya), e incluso en un hospital psiquiátrico (fue idea de Lennon, como una ironía por la situación del grupo y por lo que habían sido sus giras). No se pusieron de acuerdo, y tampoco pusieron interés en las alternativas de los demás. Así que allí estaban en aquella fría mañana de finales de enero, dispuestos a tocar, pero sin ningún sitio al que ir. Y en estas que algiuen sugirió la opción más cómoda: montar los instrumentos en el tejado y tocar allí. Todo el mundo vino a bien. Y en un rato estuvo en marcha uno de los conciertos más sorprendentes y recordados (también emulado) de la historia del Rock. La música invadió la calle, y los curiosos empezaron a agolparse en la calzada y en los tejados adyacentes, maxime cuando se supo que los que tocaban eran los Beatles. Al final, apareció la policía e hizo que dejaran de tocar, poniendo fin al concierto, que duró apenas media hora.

La historia completa del acontecimiento es la siguiente. Para finales de 1968, Paul le llevó a los restantes Beatles una idea (cabe resaltar que tras la muerte de Brian Epstein, manager de la banda, McCartney asumió el “control” de la agrupación); la idea, realizar una documentación audiovisual que dejara inmortalizado todo el proceso de grabación de un disco, desde las reuniones de planeación hasta la consumación de este material.

El rodaje de este documental comenzó el 2 de Enero de 1969 en medio de un ambiente hostil en donde se mostraba a unos Beatles agotados de la dinámica que habían generado tiempo atrás, provocando la renuncia de George el 10 de Enero (acción que obviamente no fue documentada) deteniendo la filmación y obteniendo una reacción de John Lennon, el cual comentó que, si Harrison no quería seguir en el proyecto eso no importaba, mencionando nombres para su remplazo en donde figuraban nombres como Eric Clapton o Jimmy Hendrix.

Para el 22 de Enero, George se incorporó de nueva cuenta a la banda bajo la condición de integrar a Billy Preston en los teclados, decisión que a nadie de la banda molestó.

Todo se encontraba “listo” para la culminación de este proyecto, pero faltaba el desenlace, que debía ser impactante, por lo que Paul mencionó la idea de regresar a sus orígenes interpretando las canciones en un pequeño club al estilo de The Cavern; John trató de persuadir a sus compañeros de viajar a África o hasta, de forma fantástica e irónica, presentarse en un asilo.

A su vez, Ringo propuso el no presentarse en ninguno de esos lugares y solamente quedarse en casa de alguien e invitar a unos cuantos amigos. George, por otro lado, no se sentía motivado por ninguna de las alternativas. Después de muchas discusiones sin llegar a una conclusión, los cuatro Beatles y Preston acordaron el culminar la grabación del documental, el cual se planeaba llamar ‘Get Back’, con un concierto en la azotea de los estudios Abbey Road, y así fue como el 30 de Enero de 1969, la banda más influyente de la historia volvió a dejar huella en el mundo.

La presentación comenzó con “Get Back”, y teniendo en cuenta que no era un evento publicitado, la gente que recorría las calles comenzó a agruparse tratando de adivinar quienes eran los que se encontraban tocando. La siguiente canción en el repertorio fue “Don’t Let Me Down”, comenzando con un grito de Paul que decía: “All I want is you”.

Para este momento la gente ya se empezaba a aglutinar en las calles, a subir por las escaleras de los edificios aledaños y causar un alboroto que llamó la atención de los policías, que se convertirían en otro personaje del documental sin tenerlo previsto. La tercer canción fue “I’ve Got a Feeling”, seguida de su clásica, mas no grabada hasta ese entonces “One After 909”, para darle paso a “Dig a Pony”.

Debido a que la grabación comenzó a tener factores no previstos, a lo largo de este concierto se trasladaron unas cámaras a las calles en donde levantaban entrevistas a diversas personas que iban pasando o que se quedaban para escuchar el “escándalo” que estaban generando en la azotea de ese edificio.

Puesto que el concierto era parte de la grabación del documental, repitieron algunas canciones dos o hasta tres veces, concluyendo con “Get Back”, canción que se ve interrumpida por los oficiales de policía que comenzaron a ejercer presión para que concluyeran el alboroto, a propósito se puede observar como le apagan el amplificador de la guitarra a Harrison, y los demás Beatles, sin importarles lo que pasara, siguieron tocando dejando un documento interesante para todos los fanáticos.

En este video se puede apreciar la última presentación de los Beatles ante un pequeño público que no sabía que presenciaban un acontecimiento histórico y, además, azaroso. Lo irónico del asunto es que todo show requiere la presencia de un público hacia el cual va dirigido, cosa que los Beatles querían evitar a toda costa montando un espectáculo improvisado donde sólo pudiera estar los que se encontraran pasando por ahí, es decir en el lugar exacto y a la hora exacta, presenciando el devenir de la historia y con ello, uno de los últimos capítulos en la historia de los Beatles.

1 comentario:

jaime said dijo...

Excelente reseña, felicidades.