domingo, 11 de julio de 2010

Los 60's: The Monkees



Mediados de los 60. La música de los Beatles asombra al mundo, en todas partes del globo surgen multitud de formaciones con la aspiración de emular el éxito y capacidad artística (cosa harto dificil, por no decir imposible) de los cuatro británicos.

La aparición del magnífico film dirigido por Richard Lester "Que noche la de aquel día" tambien revoluciona la manera cinematográfica de describir las vivencias de un grupo de rock y sentando las bases del futuro videoclip.

Dos avispados productores de televisión llamados Bob Rafelson y Bert Schneider, estimulados por este apogeo pop, deciden realizar una serie juvenil para la Screem Gems, en la que empapados por un humor de tinte enloquecido podamos contemplar los procederes sentimentales y musicales de una banda de pop al estilo de los Fab Four.

Para ello, a mediados de 1965 Rafelson y Schneider publicaron en el "Daily Variety" de Los Angeles un anuncio en el cual exponían que buscaban cuatro músicos de folk y rock para aparecer en una serie televisiva de futura emisión.

Entre los cientos de candidatos que se presentaron estaba gente posteriormente tan conocida como Stephen Stills, Harry Nilsson, Danny Hutton o Paul Stewart. Finalmente los elegidos serían Michael Nesmith (nacido el 30 de diciembre de 1942 en Houston, Texas) como guitarrista, Peter Tork (nacido el 13 de febrero de 1942 en Washington) al bajo, Davy Jones (nacido el 30 de diciembre de 1945 en Manchester, Inglaterra) como vocalista principal y Micky Dolenz (nacido el 8 de marzo de 1945 en Los Angeles, California), quien se ocuparía de la batería.

Estos dos últimos miembros eran principalmente actores (aunque el británico Jones había publicado ya un Lp de nula repercusión), mientras que Michael Nesmith (el único realmente reclutado de la prueba) y Tork procedían de diferentes combos de folk-rock angelinos.

Los productores pusieron al cuarteto en manos de Don Kirshner, quien sería el encargado de supervisar esencialmente la parte musical del conjunto, proporcionadoles los temas que encargaba a grandes compositores profesionales como Bobby Hart, Tommy Boyce, Carole King, Neil Diamond, Jeff Barry, Neil Sedaka o Gerry Goffin.

En septiembre de 1966 comenzaron a emitirse sus divertidas aventuras en la pequeña pantalla, logrando en breve erigirse en auténticos ídolos de masas, preferentemente entre la audiencia adolescente.

Los cuatro muchachos aparecían cantando y tocando sus instrumentos, pero en realidad en esas primeras grabaciones los que interpretaban esos instrumentos eran músicos de sesión.
Su primer sencillo, "Las train to Clarksville" se convirtió en todo un éxito comercial, alcanzando fácilmente el número 1 en las listas americanas. El siguiente, "I'm a believer", aún superaría las cifras de su predecesor, logrando subir a lo más alto tanto en los Estados Unidos como en Gran Bretaña.

Su primer Lp sería "Meet the Monkees" (1966), un estupendo trabajo (no en vano los compositores que escribían para ellos era gente de elevado talento) en el que los Monkees televisivos solo aportaban sus bonitas voces. El álbum arrasaría en listas, permaneciendo en el número 1 durante un buen número de semanas.

El éxito en ventas y popularidad no satisfacía a los dos principales músicos de la banda, Michael Neshmith y Peter Tork, que no deseaban ser simplemente marionetas de un pruducto ficticio sino participar más en la composición y tocar sus instrumentos en los trabajos del grupo.
Las tensiones entre Nesmith y Kirshner iban aumentando con el paso del tiempo y tras su segundo disco, el muy aprovechable "More of the Monkees" (1967), que también llegaría al número 1, el cuarteto pudo por fin desarrollar su talento instrumental y compositivo (anteriormente Nesmith ya había incluido alguna que otra canción en los Lps) en el soberbio "Headquarters" (1967), disco producido por Chip Taylor (quien también tocó partes de bajo) y que ya no contaba con la participación de Don Kirshner, quien crearía otro grupo manufacturado aunque este de dibujos animados, The Archies.

Las malas relaciones con Kirshner culminarían cuando éste publicó el single "A little bit me, a little bit you" (número 2) sin el consentimiento de la totalidad de la banda.

En 1967 presentarían dos nuevos sencillos titulados "Pleasant valley sunday" (número 3) y "Daydream believer" (número 1) y un nuevo y sobresaliente disco grande denominado "Pisces, Aquarius, Capricorn & Jones Ltd" (1967), que volvería, al igual que "Headquarters" a ocupar el top 1 de ventas.

En 1967 también cosecharían un gran éxito en directo, efectuando una amplia gira que contaba como telonero con un músico poco conocido (por el momento) en el país del Tío Sam. Su nombre era Jimi Hendrix.

En 1968 la alta calidad de su inmaculado pop decayó con la publicación de "The birds, the bees & the monkees" (1968), a pesar de todo un buen álbum que alcanzó el puesto 3 en listas estadounidenses. El sencillo de esa época fue "Valleri", un tema escrito por Boyce/Hart que llegó al número 3 en singles.
Ese mismo año, los Monkees se embarcaron en un imaginativo y estimable proyecto cinematográfico titulado "Head" (1968), una película dirigida por Bob Rafelson y producida y escrita por un joven Jack Nicholson.

El film no tuvo una excepcional acogida por parte de sus fans, como así ocurrió con la banda sonora, que se tuvo que conformar con llegar al puesto 45 en listas de Lps. La serie televisiva tampoco estaba en su mejor momento de audiencia y a finales de marzo de 1968 dejó de emitirse.

Poco después de la publicación de "Head", Peter Tork abandonó el grupo para iniciar una carrera en solitario.

Tras la publicación de los irregulares "Instant Replay" (1969) y "The Monkees present" (1969), discos que no gozaron de su pretérita aceptación comercial, el que se marcharía sería Nesmith, para publicar diferentes discos con su nuevo grupo The First National Band y trabajar como compositor para gente como Linda Ronstadt.

El dúo Davy Jones y Micky Dolenz presentarían el Lp "Changes" (1970), un disco mediocre que se convirtió en el último trabajo del grupo en su primera y más fructífera etapa.

Posteriormente y con la reedición de su discografía por parte del gran sello Rhino y la reposición de la serie que los hizo famosos en el canal musical MTV volvieron a reunirse y grabaron Lps como "Pool it"" (1986) o "Justus" (1996), discos totalmente prescindibles alejados de su mejor periodo como gran grupo de singles.




I'm a Believer




Words